Blogia
TURCÓN - Ecologistas en acción

La sequía siembra la desolación en China

La sequía siembra la desolación en China 12 millones de hectáreas de cultivos peligran por la aridez

Canarias7-Digital.

Los cultivos apenas producen, víctimas de la peor sequía en 50 años.

Más de doce millones de hectáreas de cultivos de arroz y trigo peligran este año en China debido a la fuerte sequía que azota al país asiático. El diario oficialista revela unas macrocifras que evidencian que el gigante asiático muere de sed.

Más de doce millones de hectáreas de cultivos de arroz y trigo peligran este año en China debido a la fuerte sequía que azota al país asiático. El diario oficialista China Daily revela unas macrocifras que evidencian que el gigante asiático muere de sed.

EFE / Pekín

En el sur y norte del país, la aridez afecta a 9,38 millones de campesinos en un momento clave de la cosecha, según datos de la Oficina de Control de Inundaciones y Sequías, con sede en Pekín.

En el sur, los campesinos están trasplantando los semilleros de arroz, mientras que el crecimiento de los cultivos de trigo en el norte se está viendo seriamente afectado por la sequía que sufre la zona desde el pasado otoño.

Vastas áreas agrícolas sufren las consecuencias de un precario sistema de irrigación proveniente de reservas y cauces secos, y la carencia de agua potable es un problema de mayores dimensiones que afecta a las prósperas zonas costeras del este del país.

La isla meridional de Hainan, cuyas precipitaciones excedían al año los 1.400 milímetros, está registrando la peor sequía de los últimos 50 años con sus reservas prácticamente agotadas e insuficientes para irrigar los cultivos.

Las aguas salinas filtraron las reservas de agua dulce de la vecina provincia de Cantón, debido al bajo nivel de los caudales fluviales, que permiten la entrada de mareas costeras en buena parte del curso de los ríos. En la zona norte del país, 560.000 hectáreas de cultivos se están viendo afectadas por la pérdida de reservas de hasta 860 millones de metros cúbicos en la provincia de Shanxi. En la provincia de Gansu, en el noroeste del país, 350.000 personas no tienen acceso al agua potable debido a la falta de precipitaciones en los dos últimos meses. El Gobierno chino instó a las autoridades locales a no escatimar esfuerzos para luchar contra la sequía y asegurar una buena estación de lluvias, mientras que la Oficina de Control de Sequías pidió al Ministerio de Finanzas un aumento de la partida económica destinada a aliviar a las zonas afectadas por la aridez.

apenas 150 euros anuales para sobrevivir

China, país de cifras astronómicas, ofrece como contraste la cruda realidad de los habitantes de la región de Guanxin, quienes, víctimas de la sequía, tienen apenas lo suficiente para vivir y asegurarse una renta anual que ronda los 147 euros. Los efectos de la sequía sobre 12 millones de hectáreas de tierra de cultivo pasan factura a 9,38 millones de personas, que ven peligrar su sustento y no reciben ayudas estatales para compensar esa pérdida de renta agrícola.

El Yangtsé moverá a 400.000 personas

400.000 personas tendrán que dejar sus hogares debido al gigantesco trasvase de tres ramales que llevará agua desde el río Yangtsé al sediento norte del país.

El director del proyecto, Zhang Jiyao, destacó que el traslado de esa gran población, la mayoría campesinos de las provincias interiores de Hubei y Henan, «es una tarea ardua pero urgente» y afectará a 100 distritos y localidades de siete divisiones administrativas.

No es la primera vez que una gran obra de infraestructura obliga al traslado de grandes masas de población en China, ya que actualmente se está reubicando gente para acometer las obras de la Presa de las Tres Gargantas (un millón de desplazados).

El trasvase, el más grande y caro del mundo, costará 59.000 millones de dólares (el doble que la Presa de las Tres Gargantas), sus obras durarán 50 años y consistirán en la construcción de tres canales sur-norte en el oeste, el centro y el este del país.

Los canales que partirán del Yangtsé, el río más largo de China (6.300 kilómetros) y el tercero del mundo, llevarán cada año al norte del país, donde se ubica Pekín, 45 millones de metros cúbicos de agua, cantidad suficiente para abastecer a Nueva York durante un cuarto de siglo.

El trasvase permitirá a los ciudadanos de Pekín, grandes consumidores de agua embotellada, poder beber agua del grifo, algo que pocas ciudades de China pueden permitirse.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres