Blogia
TURCÓN - Ecologistas en acción

La exposición ‘Planeta Amazonia’.

La exposición ‘Planeta Amazonia’. Un océano verde de siete millones de kilómetros.

Sumergidos en la gran urbe, un paraíso natural como la selva amazónica parece quedar muy lejos. Sin embargo, su belleza y enorme riqueza natural está en peligro y salvarla está en manos del ser humano.

La exposición ‘Planeta Amazonia’, que acoge el Real Jardín Botánico de Madrid hasta el 15 de mayo, sirve para aprender los secretos de este inmenso bosque y para recordar que su futuro está en peligro.

EL MUNDO / MIREN IZQUIETA.

Se trata de un museo al aire libre. Las reliquias son miles de millones, tantas que ni se conocen. Pero sobre esta enorme galería de siete millones de kilómetros cuadrados llamada selva amazónica planean varias amenazas: la contaminación y la devastadora acción del hombre.

Pero, ¿qué fenómeno natural mantiene vivo tal ecosistema en el que se pueden encontrar más de 200 especies de árboles en una sola hectárea? " La Amazonia lleva existiendo miles de años gracias a una rica interacción entre la flora y la fauna”, explia Daniel Garibotti, comisario de la exposición Planeta Amazonia que acoge el Real Jardín Botánico hasta el próximo 15 de mayo. Así, hay orquídeas que necesitan que un murciélago coma sus semillas para poder llegar a reproducirse. " Se trata de una cadena en la que, si desapareciese un eslavón o se extinguiese una de las especies que participa en ella, todo se perdería”, añade.

Porque esta inmensa selva es tan poderosa como frágil y la presencia del hombre no mira por su debilidad. De hecho, entre 1950 y 1960 se mataron en Brasil más de 10 millones de caimanes negros, uno de los reptiles más característicos del Amazonas, para vender su piel. Su reducción provocó un desequilibrio ecológico que dio lugar a una reproducción en masa de pirañas, el alimento base de la dieta del caimán.

Sin embargo, Garibotti destaca que la mayor preocupación en estos momentos radica en la extensión de las plantaciones de soja: " Si una orilla ya estaba ocupada, ahora se están extendiendo a la otra, con la consecuente desaparición de muchas selvas intactas, el uso de abonos tóxicos y el cultivo, en muchas ocaciones, de transgénicos”. Por eso, la conciencia medioambiental no tiene como única meta la basura doméstica. " Debemos explotar la biodiversidad de esta selva, la riqueza de sus plantas curativas, los sabores de sus alimentos, y ser más exigentes en el origen de lo que consumimos”, reclama Garibotti.

Más cosas

LAS SEMILLAS. En Amazonia, se pueden encontrar semillas voladoras y acuáticas. Estas últimas aprovechan el vaivén de las aguas para alcanzar otras orillas y germinar. Pueden llegar incluso a viajar sobre mamíferos, peces, insectos y pájaros. Las semillas de una especie llamada ingá, por ejemplo, están recubiertas de una piel dulce que atrae a los monos.

EL DELFÍN BOTO. Es el único mamífero acuático que nada hacia atrás gracias a la elasticidad de su columna vertebral. Además, este delfín se orienta sumergido en las aguas más oscuras gracias a las ondas ultrasonoras que emite.

EL GUARANÁ. Hace poco que esta palabra se conoce en Europa en forma de refresco. Sin embargo, el guaraná es uno de los frutos amazónicos más legendarios. De sus semillas se obtiene un tónico energético para el corazón y la memoria, además de utilizarse como medicina para la diarrea, el dolor de cabeza y la fiebre. De hecho, los cazadores indios se alimentaban de este fruto para aguantar más horas de caza.

ANACONDA. Un predador que también habita en las selvas del Amazonas y que llega a pesar 250 kilos y a medir hasta 12 metros. Es el mayor animal de la selva junto al caimán negro.

EXPOSICIÓN. La exposición Planeta Amazonia ha sido puesta en marcha por la empresa Cipó Exposiciones, organizadora de eventos relacionados con la concienciación sobre el medio ambiente. www.cipocompany.com. Ha sido producida por Obra Social Caja Madrid.

" Hasta hoy día ya se ha perdido el 20% del territorio que ocupaba el Amazonas”

Un paraíso, una despensa que contiene el 50% de la biodiversidad mundial y que está siendo maltratada por el hombre. Eso es hoy día el Amazonas.

La biopiratería o plagio de las medicinas milenarias de los indígenas; el tráfico de especies o la deforestación son algunos de los peligros que lo acechan.

En concreto, el tráfico de especies es el negocio que más dinero mueve en el mundo junto al mercado de armas y al tráfico de drogas. El 37% de este negocio viene de Brasil.

Además, la deforestación del Amazonas se está llevando por delante el privilegio de contener la mayor diversidad de árboles del planeta, ya que supone la tercera parte de la masa forestal de la Tierra. Entre las especies más peculiares está el Burití o arbol de la vida, una palmera de la que se obtiene madera, alfombras, muebles y frutos para elaborar vinos, dulces y aceites.

" El futuro del Amazonas dependerá mucho de qué hagan los gobiernos. Hasta hoy ya se ha perdido el 20% del territorio que ocupaba el Amazonas”, apunta Daniel Garibotti.

Insectos

El universo de los insectos que albergan las selvas del Amazonas esconde peculiaridades como el escarabajo bicornio (con una sierra en sus antenas), los insectos hoja (con alas idénticas a la hoja de una planta) o la hormiga tucandera.

Entre ellos se encuentra la mayor avispa del mundo, llamada avispa cazadora, que se alimenta sólo de arañas de una peculiar manera que consiste en introducir una larva en el cuerpo de su presa, que cuando crece se alimenta de la víctima. Son el grupo de seres vivos de mayor diversidad. Se calcula que 10 millones de especies de insectos habitan en Amazonia.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres