Blogia
TURCÓN - Ecologistas en acción

Más protección para los Sebadales y menos puertos

Más protección para los Sebadales y menos puertos Alerta internacional por los sebadales
ESPECIALISTAS DE TRES PAÍSES SE CITAN EN TALIARTE PARA DEBATIR ESTRATEGIAS DE CONSERVACIÓN

J. Darriba - Canarias-7-Digital.

¿Ahondar en los avances genéticos? ¿Abordar el cultivo de semillas? ¿Habilitar viveros y trasplantar? ¿O todas? Especialistas en sebadales de 3 países pondrán en común los avances en la investigación para la pervivencia de la especie, que es esencial para los ecosistemas canarios.

¿Ahondar en los avances genéticos? ¿Abordar el cultivo de semillas? ¿Habilitar viveros y trasplantar? ¿O todas? Especialistas en sebadales de 3 países pondrán en común los avances en la investigación para la pervivencia de la especie, que es esencial para los ecosistemas canarios.

El Instituto Canario de Ciencias Marinas (ICCM) será la sede del I Taller de Conservación de Cymodocea nodosa y Restauración de su Hábitat en Canarias, un encuentro de carácter científico que pretende reunir a las principales entidades vinculadas a la investigación de los sebadales. «Queremos llegar a un consenso entre todos los especialistas de Canarias y de fuera de las Islas para ver cuál debe ser la manera de conservar la especie», explicó el integrante del Grupo de Investigación del Bentos del ICCM, Manuel Ruiz de la Rosa.

Los sebadales están dentro del Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias como una especie sensible a la alteración de su hábitat. Eso significa que su medio natural se encuentra «amenazado, en grave regresión, fraccionado o muy limitado».

La playa de Las Canteras, por la acumulación de arena como consecuencia de la urbanización del istmo; la zona de Puerto Rico -por la presencia de varios emisarios; y Melenara, por los efectos de la pesca con chinchorro, de modo que el arrastre afectaba a las praderas, son varios ejemplos del deterioro de las praderas de sebadales en Gran Canaria.

Las poblaciones de Cymodocea nodosa presentan diferencias de un lugar a otro. Así, su presencia en el Mediterráneo, no tan extendida como en Canarias, se sitúa entre el medio metro y los cinco metros de profundidad, mientras que en las Islas están en torno a los 11 metros de profundidad.

Aún así, las investigaciones emprendidas por otros países, como Estados Unidos y Portugal, y de otras regiones españolas como Baleares pueden contribuir a mantener la especie al margen de la extinción.
«Hay que ver los estudios que se están realizando y los métodos que se están empleando para tener un mismo criterio de trabajo», indicó Manuel Ruiz de la Rosa.

Por el momento tampoco hay muchos datos exactos que puedan cuantificar la regresión de los sebadales en el medio marino. «Tendremos que definir aspectos básicos como el estado de las plantas o la situación de los ecosistemas», prosiguió el investigador canario.

El ICCM inició en junio del pasado año un plan pionero para conservar los sebadales que consistía en cultivar seba. Se trataba de plantar las Cymodosea y luego llevarlas al mar pero todavía es pronto para hablar de resultados.

Los sebadales son esenciales para retener sedimentos y evitar la pérdida de arena, y como lugar de cría y refugio de varias especies marinas.

nueve expertos y tres días

El I Taller de Conservación de Cymodocea nodosa y Restauración de su Hábitat en Canarias se iniciará el miércoles con la participación del jefe de Biodiversidad del Gobierno canario, José Luis Martín; de la especialista del CSIC Nuria Marbá; y del técnico del Gobierno Fernando Espino. El jueves participarán la especialista del ICCM Nieves González; el jefe de Ecología de la NOAA, Mark Fonseca, y el investigador Manuel Ruiz de la Rosa. Para el último día se reservan las intervenciones del especialista en biotecnología Rafael Robaina; del experto en biología molecular, Juli Caujapé y del luso Felipe A. Oliveira.

© 2005 Inforcasa.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres