Blogia
TURCÓN - Ecologistas en acción

Carriles bici: una telaraña verde en Andalucía

Carriles bici: una telaraña verde en Andalucía

Sevilla.- Carriles bici, la telaraña verde

No es la única solución a los graves problemas de tráfico que afectan tanto al centro histórico de Sevilla como a sus accesos y a la práctica totalidad del área metropolitana, pero la bicicleta se perfila, hoy por hoy como uno de los medios de transporte que podría paliar en gran medida esas dificultades que sufren diariamente miles de ciudadanos supeditados a la movilidad obligada por causas de trabajo y que se encuentran con serias dificultades al realizar sus desplazamientos por falta de previsión en la creación de infraestructuras viarias.

ABC , A. FLÓREZ 05/03/2006

Los datos no engañan, y según el Plan de Transporte Metropolitano de la Consejería de Obras Públicas, tildado en algunos sectores como amalgama de viejos proyectos nunca realizados, actualmente 140.000 vehículos penetran diariamente en el centro de Sevilla, de los que unos 12.500 corresponden a la intensidad de entrada en hora punta. Así, el área central de la capital ha alcanzado su tope de capacidad para absorber este tráfico.

La Junta reconoce que la tendencia se vuelve «absolutamente inmanejable, ya que las previsiones indican un aumento de vehículos cifrado en un 31%». La solución, además del transporte público, es mejorar los itinerarios peatonales y crear carriles bici.

Actualmente, en Sevilla, y propugnado por el socio de Gobierno IU como «la primera gran obra de los presupuestos participativos», hay puestos sobre la mesa 18 millones de euros para 70 kilómetros distribuidos en ocho carriles bici, dos de los cuales ya están concluidos y el resto en fase de licitación, que, según la portavoz de la coalición, Paula Garvín, podrían estar funcionando a finales de este año.

Pérdida de aparcamientos

A pesar de que ya se han levantado quejas ciudadanas sobre la pérdida de cientos de plazas aparcamientos que supone la construcción de los carriles, la respuesta de los usuarios de bicicletas está siendo muy positiva, y según el PGOU de Sevilla, el tráfico futuro de ciclistas podría llegar a los 10.000 diarios. Una cifra que ha ido descendiendo drásticamente desde la encuesta de movilidad de 1983, que detectaba 35.000 viajes diarios en bici, y que han pasado en pocos años y en estudios posteriores a arrojar cifras insignificantes, debido fundamentalmente, según la Junta, a la inseguridad, traducida en accidentes «derivada de itinerarios específicos»

«La idea, indicó Garvín, es que la bicicleta se convierta en un elemento cotidiano en Sevilla, no sólo utilizable para el ocio, sino para el transporte, y de esta manera se aliviarían las congestiones de tráfico». También se refirió la portavoz a que con este entramado ecológico que interconecta la ciudad en todos sus puntos, cada sevillano tendrá a unos cien metros de su vivienda acceso a un carril bici. Los ocho carriles, según la portavoz de IU cruzan toda Sevilla bidireccionalmente».

Estos itinerarios, de los que ya se han concluido dos tramos, el de las Delicias y el de Plaza de Armas, están debidamente acotados y señalizados con marmolillos en semicírculo con la imagen de una bicicleta de manera que el usuario pueda transitar con libertad y que se impida a los coches aparcar.

Estos ocho itinerarios van a comunicar: Pino Montano con Los Gordales, trayecto que terminará en la futura estación de Metro del Parque de los Príncipes, donde conectará con San Juan de Aznalfarache; San Jerónimo con Bellavista, que conectará con La Algaba y La Rinconada; Ronda Norte-Puente de las Delicias; La Barqueta-Parque de María Luisa; San Bernardo-Torreblanca; Puerta de la Carne-Palmete; Prado de San Sebastián-Universidad Pablo de Olavide y Macarena-Heliópolis. Además, están la red para el centro histórico y una red verde para peatones y ciclistas.

A ellos, se unirá una Red de Bicicletas Secundaria, incluida en el Plan Especial de Zonas Degradadas. Este proyecto no cuenta con el nivel de protección de los del centro de la ciudad, ya que están destinados fundamentalmente a los desplazamientos y conexiones dentro de los barrios, aunque sí conectarán con la red. En principio, se prevén ejes en la barriada de San Jerónimo, Pino Montano, Alcosa, Torreblanca, Polígono de San Pablo, Tiro de Línea, avenida Sánchez Pizjuán o Alvar Nuñez.

A los 140 kilómetros para bicicletas que se crean con la bidireccionalidad de los ocho carriles céntricos se unen unos 46 kilómetros correspondientes a los proyectos derivados de un convenio con el Ministerio de Medio Ambiente.

En las estaciones de Metro

En la misma línea de potenciar el uso de la bicicleta, el Plan de Transporte Metropolitano recoge la exigencia de diversas actuaciones complementarias a la entrada en servicio de la Línea 1 de Metro, entre las que se encuentran actuaciones para implantar vías ciclistas para el acceso a las estaciones Pisa-Casco Antiguo de Mairena hacia la estación de Ciudad Expo; Simón Verde-Ciudad Aljarafe-Los Alcores, hacia la estación de Cavaleri; Calle Rafael Alberti-Viaducto de Bormujos, hacia la estación de San Juan Alto; Gelves-San Juan, siguiendo la margen izquierda del río vivo hacia la estación de San Juan Bajo; Margen derecha de la Dársena, siguiendo el frente del río de Triana y Los Remedios hacia la estación de Plaza de Cuba; Menéndez Pelayo, hacia la estación de El Prado; Avenida de la Buhaira-Pirotecnia, hacia la estación de San Bernardo; Avenida de la Cruz del Campo-Avenida Ciudad Jardín, hacia la estación de Gran Plaza; Avenida de La Revoltosa, hacia la estación de Juan XXII! I; Viales internos de la UPO, hacia la estación Pablo de Olavide; Avenida de Europa, en Montequinto, hacia la estación de Cineápolis, y Avenida de la Coladilla, también en esa barriada nazarena, hacia la estación de Condes de Ibarra.

ANDALUCÍA
Descubre Sevilla en bicicleta
Conocer Sevilla y su provincia a través de un medio de transporte como el de la bicicleta, permite adentrarse en sus barrios y perderse en su riqueza artística y cultural. Cada vez más, los problemas de tráfico, la falta de aparcamientos y la inaccesibilidad a los cascos históricos de las ciudades en vehículos a motor, potencian un mercado hacia la ecología y salubridad

ABC , NURIA PÉREZ CAMPAÑA, 05/03/2006

Aunque uno puede sentirse perdido entre la gran variedad de modelos, utilidades, colores y diseños de «bicis», un asesoramiento apropiado puede evitar compras inadecuadas que no lleguen a cumplir las expectativas marcadas. Definir su uso, si de ciudad o de montaña, y comprobar que la adquirida sea la que mejor se adapte a las propias necesidades, es la base de una buena compra. Para los expertos, la mejor marca es aquella que cumpla con los aspectos necesarios en calidad (material y acabados), ergonomía (forma y geometría) y funcionalidad (componentes). Así grandes firmas como Trek, GT, BH, Monty o Scott, ofertan sus «bicis» por precios que pueden incluso alcanzar los 6.000 euros. Sin embargo, su coste, a partir de los 99 euros -unos 50 más si es de ciudad-, es tan variado como las opciones de compra y el abanico de accesorios. El casco y los guantes, así como un adecuado sistema de luces y cuentakilómetros puede costar entre 30 y 50 euros, según informó a ABC Enrique Gonzál! ez, gerente de Quiquecicle, especializado en venta y alquiler de bicicletas tanto para la capital como para su área metropolitana (avenida Ramón y Cajal, 17).

¿Cómo debe ser una bici urbana? Para ir a trabajar, pasear, comprar, ir al cine o de copas, la bici urbana es un modo de transporte perfecto para los desplazamientos cortos en la ciudad. Permite, según apuntó Enrique González, «una postura derecha, más relajada, no deportiva» para lo que requiere estructuras y equipamientos concretos más allá de la suspensión y la geometría. «Tienen unas ruedas finas, sin tacos, con potencias regulables, bajada o subida del manillar al gusto, una suspensión suave tanto en la horquilla como bajo el sillín que es más cómodo y basta con cambios de entre 3 y 7 velocidades para ir por zonas urbanas», explicó. A su juicio, deben posibilitar no sólo montar vestido «de calle», sino que cuente por ejemplo, con un portabultos o transportín donde depositar la cartera o el bolso. Deberá igualmente estar provista de cubrecadenas y guardabarros para evitar las salpicaduras de barro o las manchas de grasa, así como de una iluminación trasera y delantera pa! ra poder circular en horario nocturno. Establecidos el criterio de mínimos, el mercado propone varios tipos de bicicletas urbanas, entre ellas, las de geometría «estándar» con ruedas de 26 y 28 pulgadas y que llegan de la mano de marcas nacionales como BH y Orbea o de las internacionales Conor o Trek.

Los accesorios complementarios van desde un portabebés tipo silla de plástico que se adhiere a la bicicleta y soporta un peso de 25 kilos -hasta niños de 6 años- por 30 euros, hasta una bici infantil desde 150 euros, de una única rueda a enganchar a la parte trasera de una bicicleta de adulto y que incluso, trae consigo sus propios cambios de marcha.

Plegables. La última revolución en movilidad, son las bicicletas plegables, antiguamente llamadas «de barco» por su maniobrabilidad para acomodarlas en veleros. Están diseñadas bajo una morfología particular y práctica para poder ser «cerradas» por varios puntos en menos de un minuto y facilitar así tanto su transporte como su almacenamiento. Su peso oscila entre los 7.5 y 15 kilos aproximadamente y con ruedas algo más pequeñas, de 16 o de 20 pulgadas. Son trabajadas por marcas como Dahon, Trek, Monty, Giant, Brompton, BH y Conor, con un precio base de entre 125 hasta 600 euros.

Eléctricas. Varios modelos provenientes de firmas como Catron, Eco Bike o Monty, cuentan con el apoyo de un motor o batería eléctrica que actúa de ayuda a la hora del pedaleo. Entre los inconvenientes figuran el peso de las baterías, aunque «son fáciles de manejar, tienen un desplazamiento suave y aguantan 50 kilómetros con una sola carga». De momento, están regidas por la normativa de bicicletas y su precio de venta al público es de unos 500 euros. Y aunque en Sevilla aún no son demasiado conocidas, otra modalidad es la bicicleta de paseo Cruiser, reconocidas como playeras tipo «chopper», con manillares llamativos y que «son prácticamente para lucimiento», comentó Enrique. Las producen marcas como Schwinn, Felt, GT o Trek a partir de 250 euros.

Rutas «a medida». Una de las alternativas para conocer la ciudad en bicicleta pasa por las visitas turísticas que organizan empresas especializadas. Es el caso de las rutas programadas por «Rent a Bike Sevilla», que divide en siete las zonas de mayor interés: «Sevilla y sus Puentes» donde se recorrerá en bicicleta el Río Guadalquivir además de contemplar los nueve puentes de Sevilla y su simbología histórica; «El legado Gótico Mudéjar», que pretende dar a conocer la Historia de Sevilla vista desde sus obras arquitectónicas más representativas; «Los Jardines de Sevilla», con la visita al Alcázar y un paseo por los parques de la ciudad; «La Sevilla Barroca», ruta por lo más emblemático del siglo XVII en una ciudad marcada por la religiosidad; «Sevilla y sus árboles», paseo por la arboleda centenaria de Sevilla y su historia; «Las Exposiciones Universales desde el 29 al 92» y «El embrujo de Sevilla de noche», a partir de primavera. La duración de cada ruta es de aproximadamente! 3 horas y cuesta 45 euros por persona. El precio incluye bicicleta y guía oficial de turismo multilingüe.

Desde la empresa «Ciclotour» (www.cliclotour.com), se propone al cliente dos rutas más por «Sevilla Monumental» y «Sevilla Itálica», incluso la posibilidad de programar rutas «a medida» atendiendo a los gustos del cliente, según apuntó el responsable de Ciclotour, Juan Campos. Los recorridos son de 3 y 4 horas respectivamente, con un precio de 21 y 24 euros por persona y entre los servicios prestados, figura un mecánico acompañante, coche de apoyo y casco. Otra de las opciones ofertadas corresponde a las rutas en cuadriciclos en el interior del Parque de María Luisa con un sistema de audio independiente y con visitas a la Plaza de América y al Museo de Artes y Costumbres Populares. Su coste es de 7 euros la hora.

¿Cuánto cuesta alquilar una bici?. Descubrir los rincones de Sevilla utilizando este medio de transporte puede hacerse desde 2 euros, precio de alquiler por media hora, 10 euros si es un día, 34 si un mes, y extenderse incluso a ocho meses por 64 euros. Quiquecicle ofrece servicio de entrega a hoteles y dos puntos de alquiler también los fines de semana y festivos en el Parque de María Luisa (detrás del Pabellón Mudéjar) y en la entrada principal del Parque del Alamillo. Para más información: www.quiquecicle.com o 900 777 007 (llamada gratuita). Otra forma de moverse lo propone Carlos Amarillo, responsable de «Rent a Bike Sevilla» a través de bicicletas urbanas plegables. «En tan sólo 1 minuto puedes dejar tu bicicleta del tamaño apropiado para, por ejemplo subirla a un autobús, introducirla en un museo, en el maletero de un taxi o en el Metro», señala. Su peso es de 14 kilos y por 9 euros -2 más por el casco-, el interesado puede alquilarla durante tres horas, prolongar una! jornada (24 horas) por 18 euros o completar la semana por 84 euros. Reservas vía internet con ofertas especiales (www.rentabikesevilla.com) o telefónica (619 461 491).

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres