Blogia
TURCÓN - Ecologistas en acción

Condenado a 6 meses de prisión por delito ecológico

Condenado a 6 meses de prisión por delito ecológico

Algeciras.- El propietario de la dehesa de Ojén es condenado a seis meses de prisión por delito ecologico
El juicio celebrado el pasado lunes en el juzgado de lo Penal número 3 de Algeciras ha condenado a seis meses de prisión a los propietarios de la finca Ojén, el juicio concluyó antes de lo previsto por el demandante, el grupo ecologista Agaden. Los dueños de la dehesa, a quienes se le imputaba un delito ecológico contra los recursos naturales, dieron su conformidad. Así, el caso terminó con la condena en firme a seis meses de prisión, la restauración del equilibrio ecológico del daño provocado en la Finca de Ojen y una multa de seis euros diarios durante seis meses, frente a los cuatro años de prisión que solicitaba el fiscal

14/03/2006 AGENCIAS, DIARIO SUR, EUROPA SUR , EL FARO INFORMACION

Agaden y su gabinete jurídico consideran la sentencia «todo un éxito que va a asentar precedente ante otros propietarios y empresarios en materia ambiental; ya que sin necesidad de celebrarse juicio, se ha llegado a un acto de conformidad, donde el acusado ha aceptado su total culpabilidad en los hechos».

Los hechos

La organización formuló la denuncia contra los propietarios en 1997 por estos hechos, consistentes en en la instalación de una malla cinegética de unos 1,80 metros de altura y la tala de especies protegidas a lo largo del perímetro de la finca de Ojén sita en el municipio de Los Barrios, dentro del parque natural de Los Alcornocales y buena parte de la misma en una zona de grado A (máxima protección) de este espacio natural protegido.

La obra, según informaron los conservacionistas, se realizó sin el visto bueno del entonces Director-Conservador del P. N. los Alcornocales Javier Sánchez. Esta situación conllevó la apertura de diversos expedientes administrativos sancionadores por parte de la Delegación Provincial de Medio Ambiente en Cádiz.

Prevenir y sancionar

Agaden también aplaude la restauración del equilibrio ecológico que los propietarios de la finca están obligados a realizar en la Finca de Ojen desmantelando dicha malla cinegética ilegal.

La sentencia, según los portavoces de Agaden, será «muy positiva para asentar en toda la provincia un efecto ejemplificador» para otros propietarios «porque queda demostrado que existe una protección legal, real y en uso, que puede condenar a las personas que atenten contra los valores ecológicos de nuestro medio natural». Por otro lado, los ecologistas recalcan que la sentencia pone de manifiesta la veracidad de los fundamentos de la denuncia presentada ante los juzgados de Algeciras en 1997. Por ello, valoraron «muy positivamente» la labor de la Fiscalía en este Caso de Ojen. Además, la organización considera que seria deseable que en próximas ocasiones, «la administración andaluza sea lo suficientemente eficaz para prevenir y sancionar estos graves daños ecológicos al medio natural, sin que haga falta el recurso a la jurisdicción penal».
--------------------------------------------------------------

Condenan al representante de la finca Ojén

El juzgado de lo Penal número 3 de Algeciras ha condenado a seis meses de prisión y al pago de 1.080 euros a C.M.M.F., representante de la finca de Ojén, como autor de un delito contra los recursos naturales. El juicio se celebró ayer y se resolvió gracias a un acuerdo de conformidad entre el ministerio fiscal y la parte demandada. El acusado no ingresará en prisión al carecer de antecedentes.
La sentencia, dictada en sala, especifica que el acusado incumplió el artículo 230 del Código Penal al instalar en la finca, en 1997, una malla cinegética de 1,80 metros de altura, lo cual perjudicó gravemente a especies vegetales de la zona –algunas de ellas especialmente protegidas– e impidió el paso de animales a los terrenos colindantes, incluidos en el Parque Natural de Los Alcornocales.

El fiscal, en principio, solicitaba para el acusado cuatro años de prisión por un delito contra los recursos naturales y otro adicional por desobediencia, ya que consideraba que el representante de la dehesa no había cumplido la orden dictada en su día por un juzgado de Instrucción que obligaba a eliminar esa malla.

Sin embargo, antes de que comenzara el juicio, durante una larga negociación que casi llegó a las dos horas, alcanzó un acuerdo con la parte demandada.

En virtud del mismo, retiró el cargo de desobediencia y redujo considerablemente la petición penal por el otro delito, al aplicarle la atenuante muy cualificado de dilación indebida. Esto último debe traducirse como que la demora en cumplir la citada orden judicial de retirar la malla no fue responsabilidad suya.

El fallo especifica que C.M.M.F. deberá abonar una cuota de seis euros diarios durante seis meses y tendrá también que restaurar la normalidad en la finca para adecuarla a los términos que marca la legislación medioambiental.

Eso, en la práctica, significará probablemente que podrá mantenerse la actual valla, de altura considerablemente menor y con espacios que permiten el paso de animales. Esa valla sustituyó hace años, por orden judicial, a la polémica malla cinegética inicialmente instalada.

El grupo ecologista Agaden denunció en 1997 la instalación de esa malla sin ningún tipo de permiso. Con ella, los propietarios de la dehesa intentaron crear un coto de caza que integraba la finca de Zorrilla, también de su propiedad, y al monte público Hoyo de Don Pedro, propiedad del municipio de Los Barrios, para alcanzar así un número de hectáreas suficiente para llevar a cabo sus planes.

El Ayuntamiento de Los Barrios no admitió esa operación y un juzgado de Instrucción algecireño ordenó el desmantelamiento de la malla, algo que finalmente se hizo pero sólo a medias, sustituyéndola por un vallado de menor altura que todavía permanece.

Agaden, que en primera instancia se personó como acusación particular en el caso, valoró ayer muy favorablemente la sentencia del juzgado de lo Penal. Entiende como muy positivo que se haya ordenado la restauración del equilibrio ecológico en la zona y añade que este tipo de fallos tiene "un efecto amplificador" y servirá como llamada de atención "para otros propietarios o empresarios", que a partir de ahora tendrán más claro "que existe una protección legal, real y en uso que puede condenar a quienes atenten contra los valores ecológicos de un medio natural".

Al juicio también acudieron dos representantes de la empresa Ojén S.A. que en primera instancia, cuando Agaden se personó como acusación particular, fueron acusados como responsables civiles subsidiarios. Sin embargo, la sentencia ahora dictada por el juzgado de lo Penal no les afecta.

Cuando estalló el caso también fue imputado el director del Parque Natural de Los Alcornocales, Felipe Oliveros, al que se le reprochaba la celeridad con la que presuntamen te había actuado para que se creara el coto de caza. Sin embargo, la fiscalía no apreció indicios delictivos en su proceder, por lo que no fue formalmente acusado.

Agaden, que en todo este proceso se ha mostrado muy crítica con la actuación de la administración medioambiental andaluza, expresó ayer su deseo de que la actual dirección de Los Alcornocales, la delegación provincial de Medio Ambiente y la propia consejería sean, en lo sucesivo, "lo suficientemente eficaces como para prevenir y sancionar los daños ecológicos al medio ambiente, sin que haga falta el uso de la jurisdicción penal".
--------------------------------------------------------------

Conformidad de las partes en el juicio de la finca de Ojén

Las partes implicadas en el caso por la instalación de una malla cinegética en la finca de Ojén acordaron llegar a una sentencia de conformidad durante el juicio celebrado ayer en el juzgado número 3 de Marzales.
En concreto, el fiscal retira la acusación por un presunto delito de desobediencia que existía contra el propietario de la finca, Carlos Masaveu Mora Figueroa, aunque lo condena a seis meses de prisión por un delito contra los recursos naturales.
A pesar de la resolución judicial, Masaveu no ingresará en prisión al no contar con antecedentes y tener una pena inferior a los dos años.
La sentencia también establece como pena la obligación del acusado de que contribuya al equilibrio ecológico del daño que provoco en la Finca de Ojén, para lo que deberá pagar una multa de seis euros diarios durante seis meses, lo que asciende a 1.800 euros.
Agaden, asociación ecologista que presentó la denuncia en el año 1997 por la instalación de esta malla y la tala de árboles que se tuvo que hacer para ello, ha mostrado su satisfacción por la sentencia.
Agaden y su gabinete jurídico entienden la sentencia como ' todo un éxito, que va a sentar precedente ante otros propietarios y empresarios en materia ambiental, ya que sin necesidad de celebrarse juicio, en el acto se ha llegado a un acto de conformidad, donde el acusado ha aceptado su total culpabilidad en los hechos ' .
Además, la asociación ecologista se muestra satisfecha ante la medida ' de la restauración del equilibrio ecológico que los propietarios de la finca están obligados a realizar en la finca de Ojén desmantelando dicha malla cinegética ilegal ' .

Por ultimo, Agaden manifiesta que ' entendemos que esta sentencia va a ser muy positiva para asentar en toda la provincia un efecto ejemplificador, para otros propietarios o empresarios en materia medioambiental, porque queda demostrado que existe una protección legal, real y en uso, que puede condenar a las personas que atenten contra los valores ecológicos de nuestro medio natural

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres