Blogia
TURCÓN - Ecologistas en acción

El talayón de Taliarte, nuevo traspie para la urbanización de la zona

El talayón de Taliarte, nuevo traspie para la urbanización de la zona

LAS OBRAS DE URBANIZACIÓN DE TALIARTE SACAN A RELUCIR VESTIGIOS ABORÍGENES

Puede que sean los restos de un poblado aborigen costero o, según apuntan otras tesis, lo que queda de las estructuras de una atalaya de vigilancia sobre el litoral

Teldeactualidad

Se catalogó a mediados del siglo XX, se le llamó El talayón de Taliarte, pero hacía años que nadie sabía dónde estaba. Así fue hasta hace unos días. Las obras de una urbanización de 321 chalés han sacado otra vez a la luz estos antiguos vestigios. Los arqueólogos sondean el yacimiento, según avanza hoy el periódico Canarias7.
Puede que sean los restos de un poblado aborigen costero o, según apuntan otras tesis, lo que queda de las estructuras de una atalaya de vigilancia sobre el litoral. El caso es que los movimientos de tierra de los tractores sacaron a relucir semanas atrás un conjunto de muros de clara factura prehispánica en la parte alta del lomo de Taliarte, justo a los pies de un torreón de electricidad. Se trata de tres complejos situados en una porción de terreno de 600 metros cuadrados. Por ahora afectan a solares donde se ubicarían dos chalés, pero no han impedido que las obras continúen. (En la foto, yacimiento costero de LLano de Las Brujas,cerca de Jinámar)

Los promotores de esta urbanización, que se construye al Sur de Playa del Hombre, justo al lado de la residencia de mayores de Taliarte, sabían de la existencia del enclave. Estaba registrado mediante una mancha arqueológica en la cartografía del Plan Parcial con el que se ordenaron urbanísticamente los 175.000 metros cuadrados del futuro complejo residencial, la mayor promoción inmobiliaria de la costa de Telde de los últimos tiempos. Por eso, aclaran, nada más arrancar las obras contrataron a un equipo de arqueólogos, la empresa Tibicena, para verificar la existencia de los vestigios y determinar en qué estado se hallan.

Fuentes de los promotores explicaron ayer que lo que están haciendo los especialistas es un sondeo. Están destapando las estructuras y acotando las parcelas afectadas para luego hacer un informe y remitirlo al Servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo de Gran Canaria, que es el departamento que en última instancia deberá decidir qué hacer con el yacimiento. Los arqueólogos llevan semana y media sobre el terreno. Está previsto que estén un mes en la zona y otro mes para redactar el informe.

En principio, los datos que manejan a priori los promotores es que los vestigios está «muy machacados». Durante años se usó la zona para el resguardo de animales, las estructuras están parcialmente desmanteladas y hay mucha basura del siglo XX. No obstante, en la revisión del Plan General de Ordenación Urbana de 1994 ya se incluyó un informe donde se alertaba de la existencia de este yacimiento y se instaba a su delimitación, su protección con un muro y su puesta en uso para visitas. Habrá que esperar la decisión del Cabildo.

Esta urbanización parece gafada. En su día ya tuvo que alterar la ordenación prevista del complejo para trasladar 27 chalés y habilitar una zona verde donde se descubrió una nueva población de piña de mar, una planta en extinción. Ahora les salió un yacimiento. Y lo peor, apuntan, es que el Cabildo no se los advirtió cuando le remitieron el Plan Parcial.

Fuente: Canarias7.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Anónimo -

El Cabildo no garantiza la protección del patrimonio arqueo-histórico en el talayón de Taliarte (Telde)

Francisco Peinado Rodríguez

Como en otras ocasiones ha ocurrido, en este caso continúa en el Talayón de Taliarte ( Melenara), el conjunto arqueológico que allí se encuentra está ahora más en peligro que antes. Los primeros informes que se hicieron sirvieron para prevenir y realizar una excavación antes de que se realizaran las obras. Posteriormente y durante el transcurso de los desmontes se realizaron los primeros sondeos arqueológicos para determinar la extensión del yacimiento, dando como resultado la aparición de muros y material arqueológico de los antiguos canarios.

Tras el abandono de los sondeos, las catas quedaron sin sepultar, los perfiles así estaban endebles y se desmoronaban fácilmente, pero especialmente los muros de la estructuras que aparecieron estuvieron en claro riesgo de destrucción, ya que el yacimiento no estaba vallado sino con una valla plástica naranja en su perímetro y podía acceder cualquiera.

No bastando con este claro abandono, los desmontes guiados por una recortada delimitación sin seguimientos ni supervisión se han acercaron demasiado a las estructuras de piedra, hasta el punto de destruir toda la fachada sur y parte de los muros cortados están ahora en el mismo borde de dicho arrase, especialmente los muros de la estructura mayor o más baja, que se elevaba aquí puntualmente para nivelar la inclinación natural del terreno,( antes en este punto había un montículo de tierra, donde también se acumularon las tierras de los sondeos), peligrando en estos momentos el resto de la estructura que se pueden desmoronar por la caída del perfil que lo sustenta, ahora inestable y erosionado por los desprendimientos.

Por otro lado, han caído escombros y piedras grandes sobre el yacimiento procedente de la carretera superior.

No bastando con esto, actualmente la estructura occidental o A en el dibujo, parcialmente desmantelada por estructuras etnográficas contiguas, está ahora en peligro inminente ya que va a ser atravesada por unas escaleras en zigzag que ya se ha comido parte del vertedero arqueológico, y en su momento fue advertido en la prensa cuando se trazaron dos líneas paralelas blancas sobre el terreno junto a la caseta de la antena.

Lo que inicialmente se propuso en prensa para la protección de las catas de sondeo, ya se ha realizado por fin después de muchos meses de retraso y abandono, cubriendo con picón los sondeos, pero por lo que se percibe no se impide el trazado de dicha escalera.

Como vemos no se garantiza la protección de yacimientos arqueológicos en Gran Canaria, no basta con la ridícula valla de cinta plástica naranja ni con silencios ni olvidos. Encima de este conjunto arqueológico existe otro conjunto histórico militar defensivo de los años cuarenta, su depósito de agua cubierto con cantos rodados también ha sido destruido por completo, de la misma forma puede desaparecer el nido de ametralladoras que está en las inmediaciones que a su vez se encuentra en el perímetro de protección de la piña de mar, debido a que actualmente no existe una eficiente vigilancia institucional preventiva, que evite y paralice estos atentados hacia nuestra historia, o sea no hubo responsables delante de la pala del tractor para decir por aquí si, por aquí no, solo los ciudadanos preocupados por nuestra historia denunciamos para la opinión pública.

La alternativa de protección es un muro de cerramiento y la continuidad de las excavaciones con la siguiente restauración de sus paramentos de las tres estructuras del conjunto quedando integrado un solar con edificaciones canarias anteriores al s. XV junto con las modernas aun sin edificar.

Francisco Peinado Rodríguez es técnico en Restauración Arqueológica.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres