Blogia
TURCÓN - Ecologistas en acción

Canarias no llega a tiempo a Kioto

Canarias no llega a tiempo a Kioto

J. Mujica

Canarias7, 04/06/2006

Canarias pierde fuelle en su lucha contra el cambio climático. La imposibilidad de reducir a medio plazo la dependencia del petróleo, obligará a las empresas más contaminantes a comprar derechos de emisión en las bolsas de CO2. Hasta 2012, las Islas no se adaptarán a los requisitos del mayor plan de la historia contra los gases de efecto invernadero: el Protocolo de Kioto.

El Gobierno canario se ha puesto las pilas en menos de un año, pero la convicción es unánime: «No llegaremos a tiempo en 2010». La entrada en el Parlamento autonómico, el pasado mes, del Plan Energético (Pecan) es un síntoma de que la Administración regional «cumple los deberes», según fuentes gubernamentales, pero es ya un hecho que las Islas no cumplirán las exigencias del Protocolo de Kioto hasta 2012 o 2014.

El Pecan renueva los objetivos del anterior plan, aprobado a finales de los ochenta y lo hace en tres direcciones: ahorro energético, penetración de las renovables y diversificación de las fuentes de abastecimiento.

La principal causa que afectará a Canarias a la hora de reducir las emisiones contaminantes a la atmósfera, se basan en la demora que ha sufrido la entrada del gas como alternativa al petróleo. El 99,5% de los recursos energéticos quemados en las Islas para la obtención de luz provienen del petróleo. De hecho, las Islas emiten un 40% más de lo permitido por la cumbre de Kioto, el mayor plan de la historia contra el calentamiento del planeta aprobado hace cuatro años en la ciudad nipona por más de 150 países (Estados Unidos todavía no lo ha suscrito).

España es uno de los países más contaminantes de Europa, pero Canarias, por su exclusiva vinculación al fuel-oil, es de las regiones con más incidencias, ya que no posee alternativas como las plantas hidráulicas, nucleares o gasísticas.

Gas

La polémica sobre el gas ha provocado incluso que la Unión Europea congele los 50 millones de euros que destinó a comienzos de los noventa a la construcción de sendas plantas de gas en los puertos de Arinaga y Granadilla. Esa confrontación, impulsada por administraciones locales y grupos ecologistas, paralizó los expedientes administrativos y, a día de hoy, se desconoce el lugar y el modelo de plantas a fabricar en ambas islas (Tenerife y Gran Canaria).

El grado de la controversia es tan sensible, que los grupos políticos han optado por esperar a las elecciones de mayo de 2007 para promover la diversificación del petróleo. Eso significa que el plazo inicial dado a Canarias para empezar a asumir el plan de Kioto (fijado entre 2008 y 2010) será imposible de cumplir.

No acatar Kioto posee dos impactos: las empresas contaminantes (cementeras, plásticos, embotelladoras y eléctricas) pueden ser multadas. En el mejor de los casos, las empresas deberán comprar derechos de emisión para evitar las sanciones, lo que derivaría en una provisión de fondos que afectará a la cuenta de resultados y, posiblemente, a la factura que pagan los consumidores. Los sectores más contaminantes en Canarias son el transporte viario y aéreo y las centrales energéticas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres