Blogia
TURCÓN - Ecologistas en acción

Desalar agua en la ciudad es más caro que en la Península

Desalar agua en la ciudad es más caro que en la Península

INFRAESTRUCTURAS EL COSTE DE LOS SERVICIOS BÁSICOS

Desalar agua en la ciudad es más caro que en la Península y el
resto de las islas

Teresa García
La Provincia.es
LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

La ciudad soporta desde hace varias décadas los precios del agua de abasto más caros del Estado, algo que siempre se ha atribuido a que buena parte se obtiene a través de la desalación, un sistema más costoso que el líquido de pozos y acuíferos. Los últimos datos reflejan que también bate el récord en el coste de la desalación, tanto en el conjunto del Estado como en el Archipiélago.

Desalar un metro cúbico en la capital sale más caro que en el conjunto del Estado, pese a que Emalsa recibe, como todas las empresas de potabilización canarias, una subvención al combustible. En concreto, producir un metro cúbico sale en la capital -al menos eso es lo que dice Emalsa en su propuesta para incrementar la tarifa este año en un 3,1 %- por un importe de 93 céntimos de euro (78 céntimos si le aplicamos la subvención), mientras que la media del Estado es de 39 céntimos. En Palma de Mallorca, una ciudad con parecidos problemas a los nuestros derivados de la insularidad, el metro cubico cuesta 32 céntimos. Según el Ministerio de Medio Ambiente, el coste medio de producción de las últimas desaladoras financiadas por el Estado, algunas en funcionamiento y otras en proceso de hacerlo, es de 62 céntimos. Las fuentes advierten que la media es muy elevada por la planta de Alicante, la más cara de España (un metro cúbico le cuesta 1,80 euros), aunque no explican las causas. El resto de las plantas oscilan entre los 67 y los 46 céntimos. Todos más bajos que los de Emalsa.

También supera Emalsa, con una producción de 63.000 metros cúbicos al día, el coste medio de 43 céntimos que estima el Centro Canario del Agua para las plantas que producen 50.000 metros cúbicos. En Santa Cruz de Tenerife el metro cúbico cuesta 48 céntimos, menos de la mitad que aquí. Con subvención, el precio baja unos 20 céntimos. Sólo San Bartolomé de Tirajana supera, en Gran Canaria, a Emalsa con 97 céntimos, una circunstancia que la empresa sureña atribuye a la baja producción de la planta.

En el Sureste, desalar un metro cúbico cuesta 43 céntimos, un precio mucho más bajo, pese a producir casi la mitad que Las Palmas III, que la gerencia atribuye a la "optimización de los recursos energéticos". En Telde, cuesta 66 céntimos, coste en el que está incluido el gasto de amortización de la planta.

RAZONES. El director general de Emalsa, Gerard Thierry, atribuye los altos costes a la "antigüedad" de Las Palmas III (empezó a funcionar a principios de los 90 aunque se le han ido añadiendo bastidores) y a que "produce mucho más que otras plantas". Todos los técnicos consultados dicen, sin embargo, que en la desalación funciona lo que se denomina la economía de escala. A mayor producción, el agua es más barata y viceversa.

Los expertos no saben por qué cuesta tan caro el agua de la capital. Apuntan como una de las posibles causas que Las Palmas III tiene una toma muy mala del agua de mar, lo que obliga a hacer un pre tratamiento. También hablan de la vejez de la planta. "Las tecnologías de la desalación", explican, "han evolucionado mucho en los últimos años, son más eficientes y gastan menos energía". De hecho, desalar un metro cúbico en 1970 costaba 2,10 euros, cifra que bajó a 1,80 euros en 1980 y a 0,96 céntimos en 1990, según el estudio realizado por Manuel Latorre. Y sigue bajando. Ésta al menos ha sido la evolución del coste medio.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres