Blogia
TURCÓN - Ecologistas en acción

La vacuna contra la malaria puede salvar millones de vidas

La vacuna contra la malaria puede salvar millones de vidas

RIXENSART, Bélgica, April 25 /PRNewswire/ --

Declaración del inventor de la primera vacuna eficaz contra la malaria en el Día de África contra la Malaria

La siguiente es la declaración de Joe Cohen, inventor de la vacuna contra la malaria RTS,S y vicepresidente de I+D del departamento de vacunas contra enfermedades emergentes y VIH de GlaxoSmithKline Biologicals.

Son pocos los científicos que tienen oportunidad de ver su trabajo diario transformado en medicamentos o vacunas que tienen el potencial necesario para salvar millones de vidas. Es sorprendente pensar que yo podría ser uno de los pocos afortunados. Así, a principios de este año, otros científicos de GlaxoSmithKline Biologicals y yo visitamos las instalaciones de la planta destinada a producir millones de dosis para la vacuna contra la malaria, conocida como RTS,S. En los últimos 20 años, he estado completamente implicado en el desarrollo de esta vacuna, de la cual soy uno de los inventores.

Esta vacuna hizo historia el año pasado, cuando The Lancet publicó los resultados de un ensayo clínico que demostró que era eficaz durante al menos 18 meses en lo que respecta a la reducción clínica de la malaria en un 35% y de la malaria severa en un 49%, en un estudio en el que se reclutaron unos 2.000 niños de Mozambique. Si todo va bien, esta vacuna podrá conseguir su licencia para los años 2011 o 2012, y la nueva planta de producción de GSK de Bélgica podría estar preparada para comenzar con el suministro de millones de dosis cada año destinadas a niños de muchos de los países más pobres de África.

Al mismo tiempo que el mundo se detendrá esta semana como conmemoración del Día de África contra la Malaria, es necesario considerar la importancia que puede tener esta vacuna, pero también se debe reconocer los retos que deben superarse. La malaria mata entre uno y tres millones de personas al año, la mayor parte de ellas niños pequeños de África, y está entre las principales causas de mortalidad infantil a nivel mundial. La malaria también roba parte de los recursos de África destinados al desarrollo, una cifra cercana a los 12.000 millones de dólares cada año en gastos de salud y en pérdida de productividad, una suma que es casi el equivalente a toda la ayuda extranjera que recibe África cada año.

Durante demasiado tiempo, el mundo ha considerado la vacuna contra la malaria como un tipo de "castillo en el aire". Gracias a los recientes e innovadores resultados científicos conseguidos a través del ensayo científico RTS,S, debemos volver a plantearnos nuestra visión de la disponibilidad de vacunas contra la malaria. Es el momento de que el mundo comience a pensar en la utilización de la vacuna RTS,S junto a otras herramientas de prevención de la malaria existentes o que se implementarán pronto, como los insecticidas para hacer frente a las redes de camas, insecticidas para uso interno y tratamiento prospectivo intermitente de los niños (IPTi). Las organizaciones internacionales necesitan estar preparadas para las previsiones de las demandas, las agencias nacionales necesitan confiar en el trabajo para que esta vacuna pueda recibir la aprobación lo antes posible, introduciéndose en las estrategias nacionales de control de las enfermedades. Fundamentalmente, todas las personas de África y de los países industrializados deben disponer del apoyo político que les asegure los recursos, tanto financieros como infraestructurales, para que las vacunas lleguen a todos y cada uno de los niños que las necesitan.

Harán falta unos cuantos años más para disponer de la vacuna contra la malaria, pero no tendremos que esperar tanto para comenzar a salvar vidas. Muchos países ya están inmunizando a los niños contra enfermedades como el sarampión, rotavirus y la enfermedad de la influenza hemofílica de tipo B, para las cuales ya existen vacunas. La inmunización es una de las intervenciones de la salud pública más eficaces de la historia, a pesar de que los fondos de las vacunas son sólo una parte de los que se necesitan. Un informe reciente realizado por el grupo de investigación SmartPharma y mostrado en la publicación Vaccine ha descubierto que si se gastara el doble de dinero en vacunas a nivel mundial se podrían reducir los fallecimientos gracias a las vacunas preventivas a la mitad en cinco años. Esto se traduciría en millones de vidas salvadas.

Y esto es sólo suministrando vacunas que ya existen. Los principales retos científicos necesitan superarse si pretendemos desarrollar vacunas eficaces para otras enfermedades, como el VIH/SIDA y la TB, que están devastando los países en vías de desarrollo. Estamos comprometidos a trabajar de forma conjunta para superar estos retos. Aún así, son necesarios muchos miles de millones de dólares para poder disponer de fondos destinados al desarrollo y a la compra de estas vacunas. Los nuevos tipos de financiación a largo plazo están saltando a los titulares, y reciben el apoyo de los gobiernos más avanzados, lo que podría suponer un positivo respaldo a los fondos a corto plazo y a los mecanismos de ayuda utilizados tradicionalmente. Estas nuevas instituciones incluyen el patrocinio del Reino Unido de las International Financing Facility for Immunisation, y el patrocinio del G8 de Advance Market Commitment for vaccines.

Pero la financiación para I+D y las adquisiciones son solo una parte de este problema. La mejora de la salud en los países en vías de desarrollo es un reto muy complejo. En muchos de los países, las principales inversiones necesitan de una infraestructura de salud, como hospitales, clínicas y redes de distribución, no sólo para conseguir la inmunización, sino también para suministrar la salud diaria. En concretó cómo estas nuevas vacunas se introducirán en los países con un menor presupuesto, y cómo conseguiremos que las autoridades reguladoras las aprueben son dos de los principales retos que necesitan superarse parta que estas vacunas lleguen a las personas lo antes posible. La gama de investigación de nuestra compañía está compuesta por más de 20 vacunas en fase de desarrollo, incluyendo nuevas vacunas contra el VIH, TB, el cáncer cervical, la fiebre dengue y la meningitis. Estas y otras nuevas vacunas proporcionarán esperanzas a millones de familias de todo el mundo.

El éxito en el desarrollo de la vacuna contra la malaria RTS,S ha demostrado una nueva aproximación al desarrollo de unas asociaciones públicas y privadas de la vacuna (PPP). Las PPP combinan la potencia financiera de los gobiernos, fundaciones y ONG con la experiencia de las compañías farmacéuticas para producir nuevas medicinas y vacunas. La asociación de GSK con la Malaria Vaccine Initiative (MVI) es un ejemplo de este modelo. Al trabajar con MVI, hemos conseguido un rápido avance de los ensayos clínicos, que harán que la vacuna contra la malaria esté disponible en el mercado lo antes posible, y sirva para explorar nuevas formas de mejorar la vacuna para hacerla más efectiva. Estoy plenamente convencido de que las asociaciones públicas y privadas son un mecanismo importante para el desarrollo de nuevas vacunas en los países en vías de desarrollo, y espero que nuestra asociación sirva como inspiración a otros equipos de investigadores para que trabajen juntos, con la intención de solucionar los urgentes problemas de salud globales.

Al igual que la emoción que sentí el año pasado en la visita a las instalaciones de fabricación de la vacuna contra la malaria, estoy seguro que el sentimiento palidecerá en comparación a lo que sentiré cuando se aplique la primera dosis de la vacuna a un niño. Es esperanzador saber que el mayor reto al que se enfrenta la vacuna contra la malaria en la actualidad no es científico, sino logístico. En los próximos años, el mundo necesitará avanzar de forma rápida, por lo que la producción de la vacuna RTS,S tendrá que acelerarse para que esté disponible a los 75 millones de niños nacidos cada año en África. En el Día de África contra la Malaria de este año, debemos estar orgullosos de lo que hemos conseguido, pero también mostrarnos alerta e inspirados acerca de todo el trabajo que falta por hacer para eliminar la amenaza mundial de la malaria.

Acerca de GSK Biologicals

GlaxoSmithKline Biologicals, principal fabricante de vacunas del mundo, se encuentra en Rixensart (Bélgica). GSK Biologicals emplea más de 1.100 científicos de investigación dedicados a descubrir nuevas vacunas y desarrollar las combinaciones de productos más convenientes y con mejor relación entre coste y efectividad para prevenir infecciones que ocasionan graves problemas médicos en todo el mundo. En el año 2004, GSK Biologicals distribuyó más de 1.500 millones de dosis de vacunas a 168 países, tanto desarrollados como en vías de desarrollo, lo que equivale a una media de 45 dosis por segundo. GlaxoSmithKline, una de las principales compañías de investigación y de salud de todo el mundo, se compromete a mejorar la calidad de vida de los seres humanos, permitiendo a las personas conseguir más objetivos, sentirse mejor y vivir más tiempo. Si desea más información, visite http://www.gsk-bio.com

Página web: http://www.gsk-bio.com

Louise Dunn de GSK International Communications, +44-208-047-4785 o Alice Grasset de GSK Biologicals Communications, +32-475-309-020 o solicitudes para medios del Reino Unido: Alice Hunt, +44-020-8047-5502 o solicitudes para medios de EE.UU.: Patricia Seif, o Nancy Pekarek, +1-215-751-7709, todos para GlaxoSmithKline Biologicals.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres